Abra selección de idioma Open language selection Español Menú Buscar
Donar

Factores de riesgo durante los primeros meses de vida

Factores de riesgo durante los primeros meses de vida

Puede haber diferentes factores que aparecen en los primeros meses de la vida de una persona que podrían causar problemas pulmonares más adelante. Incluyen la falta de lactancia materna, ganancia de peso, si la madre ha utilizado paracetamol durante el embarazo, complicaciones durante el parto y la calidad del aire exterior.

Esta página se centra en los principales factores de riesgo durante los primeros meses de vida y los problemas que pueden causar.

Factores de riesgo durante los primeros meses de vida PDF Descargue nuestro infográfico para conocer los puntos clave sobre los factores de riesgo durante los primeros meses de vida

ERS Este material es una versión resumida del Libro blanco europeo sobre enfermedades pulmonares, al que se puede acceder online

  • ¿Qué es?

    Problemas de desarrollo de los pulmones antes del nacimiento

    Los pulmones no siempre crecen correctamente mientras un bebé permanece en el vientre materno. En estos casos, el bebé tiene pocas posibilidades de sobrevivir tras el nacimiento.

    El crecimiento anormal de los pulmones está asociado con el 15-20 % de muertes de niños recién nacidos. Esto puede deberse a diferentes razones:

    • Espacio reducido en el vientre materno
    • Problemas genéticos
    • Falta de nutrientes

    La vitamina A es un nutriente esencial para ayudar a un crecimiento adecuado de los pulmones. Las madres sin esta vitamina tienen más riesgo de que sus bebés tengan un crecimiento anormal de los pulmones.

    Si los médicos identifican de antemano un crecimiento anormal de los pulmones, pueden intentar eliminar los problemas y estimular un crecimiento adecuado. Esto puede hacerse a través de varios procedimientos:

    • Amnioinfusión

    En este procedimiento se inyecta líquido amniótico a través del vientre de la madre y en el espacio que hay alrededor del bebé. Proporciona líquido adicional si la cantidad no es suficiente. La falta de líquido amniótico puede hacer que los pulmones del bebé no crezcan correctamente. Aunque este procedimiento puede causar exploraciones más efectivas del bebé para monitorizar su crecimiento, se ha demostrado que mejora el crecimiento de los pulmones.

    • Shunt tóraco-amniótico

    En este procedimiento se introduce un aparato en el pecho del bebé para extraer la acumulación anormal de líquido que podría causar problemas de crecimiento de los pulmones. Suele realizarse demasiado tarde durante el embarazo para que tenga un efecto favorable sobre el crecimiento anormal de los pulmones.

    • Colocación de un balón en la tráquea.

    Si el diafragma del bebé no ha crecido correctamente, puede intentarse la cirugía para corregirlo en el vientre de la madre, pero un procedimiento más prometedor ha sido la inserción de un pequeño balón hinchable en la tráquea, lo que evita la salida de líquido de los pulmones.

    Peso bajo del bebé

    Los bebés nacidos con un peso inferior a la media tienen más probabilidades de sufrir problemas pulmonares:

    • Infecciones de pulmón
    • Sibilancia
    • Problemas en la función de los pulmones

    Nacimiento prematuro

    Los bebés prematuros, o nacidos antes de la semana 36 del embarazo, tienen mayor riesgo de sufrir problemas pulmonares a largo plazo. Los factores de riesgo de los bebés prematuros incluyen infecciones maternas y la edad de la madre (menos de 17 años y más de 35).

    La enfermedad más común de los bebés prematuros se denomina displasia broncopulmonar (DBP), que se produce cuando se ha administrado oxígeno al bebé durante más de 28 días. El resultado son menos alvéolos y más grandes en los pulmones y un número reducido de arterias, lo cual dificulta la respiración.

    La DBP se caracteriza por una respiración rápida, falta de aliento y ronquidos y tos para obtener más oxígeno. Puede ser una afección temporal, pero en algunos niños los síntomas persisten hasta la edad adulta, aumentando el riesgo de desarrollo de enfermedades pulmonares crónicas, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

    Humo pasivo

    Antes y después del nacimiento, los bebés corren el riesgo de estar expuestos al humo pasivo. Se estima que el hábito de fumar de los padres puede ser la causa del 20 % de los casos de asma, y  la bronquiolitis aparece con más frecuencia en la infancia cuando las madres son fumadoras. Si una madre fuma durante el embarazo, se corre el riesgo de un nacimiento prematuro y de peso bajo del bebé.

    Tras el nacimiento, el humo pasivo puede aumentar el riesgo de problemas pulmonares, incluidos asma, bronquitis y neumonía durante la infancia. La investigación ha demostrado que en niños menores de dos años el riesgo de enfermedades pulmonares se incrementa más de un 72 % si la madre fuma.

    Infecciones de pulmón

    Si un niño menor de dos años desarrolla una infección pulmonar, puede crecer con un mayor riesgo de problemas pulmonares más adelante en su vida. La infección pulmonar más común en la infancia se denomina virus respiratorio sincitial (VRS). La mayoría de los bebés desarrollan VRS antes de cumplir los 2 años de edad y, para la mayoría de ellos, los síntomas son similares a los de un resfriado común.

    Sin embargo, algunos bebés desarrollan una forma grave de la infección y la persistencia de tos y sibilancias, fiebre alta y jadeos repentinos en busca de aire que pueden requerir su hospitalización. Esto puede causar problemas más adelante en su vida, como asma y sibilancias. Aproximadamente el 30-50 % de los niños que desarrollan sibilancias como resultado de una infección durante los dos primeros años de vida padecerán asma.

    Otras infecciones pulmonares que pueden causar problemas a largo plazo incluyen infección por adenovirus, metapneumovirus humano o rinovirus.

    Bronquitis silbante

    Los bebés que desarrollan bronquitis silbante tienen probabilidades de padecer problemas pulmonares con mayor rapidez cuando llegan a los 50 años de edad. Esto puede significar que sean más susceptibles al desarrollo de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) más adelante en la vida.

  • Carga

    • El crecimiento anormal del pulmón está asociado con el 15-20 % de muertes de niños recién nacidos
    • El hábito de fumar de los padres puede ser la causa del 20 % de los casos de asma en la infancia
    • Un 20 % de los bebés cuyas madres fumaron durante el embarazado son hospitalizados por bronquitis en los cinco primeros años, frente al 15 % cuyas madres no fumaron durante el embarazo
    • Debe destacarse que más niños con VRS sibilaron hasta los 5 años de edad, frente a aquellos sin una forma grave de la infección
  • Necesidades actuales y futuras

    • Debe educarse a las mujeres sobre los peligros del consumo de tabaco durante el embarazo
    • Deben desarrollarse nuevos procedimientos para ayudar a los bebés cuyos pulmones no están creciendo correctamente en el vientre materno
    • Debe educarse a los nuevos padres sobre los efectos adversos del tabaco en los bebés
    • Deben controlarse en las mujeres embarazadas las infecciones, el consumo de tabaco y la edad para intentar reducir el riesgo de nacimientos prematuros y los problemas asociados
    • Deben reducirse los factores que pueden causar VRS grave, incluido el consumo de tabaco de las madres y los nacimientos prematuros
    • Deben desarrollarse agentes preventivos efectivos para la protección contra virus e infecciones pulmonares, particularmente el rinovirus
    • Se necesitan mejoras en el cuidado de los niños prematuros