Abra selección de idioma Open language selection Español Menú Buscar
Donar

El consumo pasivo de tabaco

El consumo pasivo de tabaco

El consumo pasivo de tabaco, también conocido como humo de segunda mano o humo de tabaco ambiental, se produce cuando una persona aspira humos tóxicos que han permanecido en el aire u objetos alrededor tras haberse consumido un cigarrillo. También hace referencia a la exposición de los bebés nonatos al humo de la madre.

  • ¿Qué es?

    Existen tres tipos de humo pasivo:

    • Humo directo: aspirado y expulsado por un fumador
    • Humo lateral: flota desde el extremo de un cigarrillo encendido
    • Humo de tercera mano: humo absorbido por la ropa o el mobiliario
  • ¿Cuáles son los efectos negativos?

    El humo pasivo está clasificado por la Organización Mundial de la Salud como causante de cáncer de pulmón y no existen niveles seguros de exposición. El humo pasivo puede causar muerte prematura, enfermedades y discapacidad en adultos y niños.

    En adultos

    Se sabe que el humo pasivo causa cáncer de pulmón, tos, sibilancias y otras afecciones, como enfermedad cardíaca coronaria.

    En niños

    El consumo pasivo de tabaco puede aumentar la gravedad de los síntomas de asma y producir nuevos casos de asma. También puede causar tos y sibilancias y otras afecciones, como problemas del oído medio.

    Se generan más de 4.000 sustancias químicas durante la combustión y el consumo de productos del tabaco. De estas, se sabe que más de 250 son tóxicas o causan cáncer.

    Los peligros de la exposición al humo de segunda mano.

    Reproducido del informe de la Dirección General de Cirujanos de EE. UU. “How Tobacco Smoke Causes Disease”, 2010.

     

     

     

     

     

  • Carga

    • No existe un nivel seguro de humo pasivo. En 2002, casi 80.000 muertes en adultos se debieron al consumo pasivo de tabaco en la UE
    • Más de 20.000 casos de infecciones pulmonares en el Reino Unido pueden atribuirse al consumo pasivo de tabaco
    • El consumo pasivo de tabaco causa más de 120.000 casos de afecciones de oído medio en el Reino Unido cada año
    • Más de 22.000 nuevos casos de sibilancias en el Reino Unido están relacionados con el consumo pasivo de tabaco cada año
    • Más de 3.000 muertes anuales por cáncer de pulmón en Estados Unidos están asociadas con el consumo pasivo de tabaco
  • Necesidades actuales y futuras

    La Organización Mundial de la Salud y la Comisión Europea han declarado que todas las personas tienen derecho a estar protegidas del humo de segunda mano.

    La mejor forma de evitar la exposición es la introducción de nuevas leyes que garanticen los entornos libres de humo. Las investigaciones han demostrado que la legislación de espacios libres de humo tiene como consecuencia la reducción de los síntomas respiratorios, mejores resultados en las pruebas de función pulmonar y reducción de los ataques al corazón.

    Muchos países han introducido leyes que prohíben fumar en espacios públicos (INSERTAR MAPA) y algunos está considerando legislaciones para proteger a los niños en los vehículos de motor privados y espacios de juego.

    Los bebés nonatos también pueden sufrir los efectos de las madres fumadoras. Por lo tanto, debería disponerse de servicios para ayudar a dejar de fumar a las mujeres embarazadas.

    Otras áreas de acción incluyen:

    • Los fumadores deben estar separados de los no fumadores
    • El aire debe estar limpio y ventilado
    • Se necesita legislación para proteger a los niños y las mujeres embarazadas