Abra selección de idioma Open language selection Español Menú Buscar
Donar

El consumo de tabaco

El consumo de tabaco

El consumo de cigarrillos es la principal causa de muchas enfermedades pulmonares. El humo del tabaco contiene más de 4.000 sustancias químicas, muchas de las cuales son tóxicas y pueden producir cáncer.

  • ¿Qué es?

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el consumo de tabaco como un trastorno o una enfermedad. Esto se debe a la dependencia física que puede producir en las personas debida a la nicotina de los cigarrillos, además de los aspectos de conducta, psicológicos y sociales del consumo de tabaco.

    Según un estudio del Eurobarómetro de la Comisión Europea realizado en 2012, el 24 % de las mujeres y el 32 % de los hombres eran fumadores, con variación de los porcentajes según las edades. Sin embargo, el uso del tabaco no es alto en todos los países: en Islandia es del 14 % en ambos sexos.

  • ¿Cuáles son los efectos negativos?

    Fumar es la principal causa de muchas enfermedades de pulmón y uno de los factores de riesgo más importantes para las enfermedades cardíacas y el cáncer de diferentes órganos.

    La nicotina de los cigarrillos es altamente adictiva. Los receptores de la nicotina se han identificado en el cerebro. Estos receptores se activan cuando una persona inhala nicotina y se libera dopamina. La dopamina es una hormona que acciona el sistema de la recompensa y puede aumentar las posibilidades de adicción.

    Cáncer

    Aproximadamente la tercera parte de los casos de cáncer están causados por el consumo de tabaco y entre el 80 % y 90 % de todos los casos de cáncer de pulmón son atribuibles al tabaco. El cáncer de pulmón también causa más muertes en la UE que cualquier otro tipo de cáncer, y supone el 20 % de todos los casos mortales de cáncer. El tabaco también puede causar cáncer en boca, laringe, faringe, nariz y senos nasales, esófago, estómago, hígado, páncreas, riñón, vejiga, cuello uterino e intestino, junto con un tipo de cáncer de ovarios y algunos tipos de leucemia.

    EPOC

    El tabaco es la principal causa de EPOC, especialmente en Europa. Si una persona fuma durante su infancia o primeros años de edad adulta, el tabaco puede reducir la velocidad a la que se desarrolla la función de los pulmones. Más adelante, el tabaco puede reducir la función pulmonar durante la vejez.

    Asma

    Fumar es una causa de asma infantil y un factor de riesgo para el desarrollo de asma en adultos. También está asociado a un mayor riesgo de ataques de asma y dificultades para controlar el asma.

    TB

    Se sabe que el tabaco hace más susceptibles a las personas a las infecciones y aquellos que padecen TB y fuman corren un mayor riesgo de muerte.

    Afecciones de otros órganos

    El humo del tabaco también es un factor de riesgo para otras afecciones fuera del sistema respiratorio. Incluye enfermedades cardíacas, como la arteriopatía coronaria e infarto, osteoporosis, trastornos reproductivos, eventos postoperatorios adversos y mayor tiempo para la cicatrización de heridas, úlceras duodenales y gástricas, enfermedad periodontal y diabetes.

  • Carga

    • Las estimaciones sugieren que alrededor de 100 millones de personas murieron en el mundo a causa del tabaco en el siglo XX y esta cifra aumentará a mil millones en el siglo XXI
    • En Europa, el tabaco causa más de 650.000 muertes prematuras cada año
    • Aunque solo el 15 % de la población mundial vive en Europa, casi una tercera parte de la carga de enfermedad por afecciones relacionadas con el tabaco ocurre en este continente
    • Los costes económicos totales del tabaco reducen la riqueza nacional en cuanto al Producto Interior Bruto (PIB) hasta un 3,6 %

    La mejor manera de reducir los efectos nocivos del tabaco sobre la salud en los próximos 10-20 años es conseguir que los fumadores actuales dejen de fumar, y esto reducirá el impacto de las enfermedades relacionadas con el tabaco a largo plazo.

    Algunos expertos creen que el tabaco debe prohibirse totalmente; sin embargo, ningún país europeo está listo todavía para esa prohibición, debido a los procesos legales que se necesitarían para su cumplimiento. Se cree que Finlandia podría prohibir el tabaco para 2040.

    Algunos métodos para ayudar a dejar de fumar:

    Legislación

    El Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco fue el primer tratado internacional negociado para el control del tabaco, e incluye una serie de normas universales que destacan los peligros del tabaco y la limitación de su uso. Todos los países de la UE se encuentran entre los estados firmantes.

     El esquema muestra la reducción de la función pulmonar con la edad en no fumadores, fumadores y exfumadores. Negro: personas que nunca han fumado o no expuestas al humo; rojo: fumador habitual y expuesto al humo; verde: persona que ha dejado de fumar a los 45 años; azul: ha dejado de fumar en edad posterior a los 65 años. FEV1: volumen espiratorio forzado en 1 s. La línea roja horizontal indica el nivel en el que es probable que los síntomas produzcan discapacidad y la línea negra discontinua en el nivel en el que es probable la muerte. Debe tenerse en cuenta que dejar de fumar ralentiza el declive de la función pulmonar.

    • Negro: non-fumador;
    • Rojo: fumador; green: ex fumador con edad de 45;
    • Azul: ex fumador con edad de 65.

    Impuestos

    El precio es la herramienta más poderosa para reducir el consumo de tabaco. Se estima que se produce una caída del 3-4 % del consumo por cada 10 % de aumento del precio. La industria tabaquera se opone al incremento de impuestos y, con frecuencia, argumenta que la subida de precios causará una pérdida de ingresos por el aumento del contrabando. Sin embargo, varios estudios han demostrado que no es así.

    Restricción del tabaco entre los adolescentes

    El 85 % de los fumadores adquiere este hábito durante la adolescencia; por lo tanto, los legisladores deberían centrarse en la prohibición de la venta de cigarrillos a adolescentes.

    La Directiva Europea sobre Productos del Tabaco

    La prohibición de la publicidad, el patrocinio y la promoción son un aspecto importante del control de tabaco, y tales prohibiciones se están extendiendo en toda la Unión Europea.

    En la actualidad se está revisando la Directiva sobre Productos del Tabaco (en el momento de esta publicación) e incorpora diferentes restricciones sobre la comercialización de cigarrillos, incluido el uso de advertencias sobre la salud e imágenes de enfermedades causadas por el tabaco.

    Fármacos

    Pueden utilizarse productos sustitutos de la nicotina, como los parches, gomas de mascar, inhaladores, esprays nasales, enjuagues bucales o esprays orales como ayuda para dejar de fumar. Además, también se pueden usar dos medicamentos: vareniclina y bupropion. La mayoría de los profesionales sanitarios sugieren que estos productos pueden funcionar combinados con apoyo psicológico para ayudar a los fumadores a abandonar su conducta adictiva.

    Asesoramiento para dejar de fumar

    Los materiales de autoayuda, asesoramiento telefónico y terapia de grupo también pueden ayudar a dejar de fumar.

  • Necesidades actuales y futuras

    • Un aumento del número de áreas libres de humo en Europa puede ayudar a evitar que los jóvenes se inicien en el consumo de tabaco
    • Un incremento adicional del precio de los cigarrillos puede ayudar a reducir las enfermedades a largo plazo y las muertes causadas por el tabaco en los próximos 20 años y más adelante
    • Se deben reforzar las intervenciones a nivel de comunidades, estados y la UE contra el tabaco, con un empaquetado sencillo y que anime a abandonar el consumo de tabaco
    • Debe animarse a todos los fumadores a que abandonen ese hábito y, de este modo, reducir la carga del consumo de tabaco durante las dos próximas décadas
    • Los tratamientos para dejar de fumar son rentables y deberían utilizarse con más asiduidad
    • La educación para dejar de fumar debería incluirse en la formación de todos los profesionales sanitarios y estudiantes de medicina
    • Deberían aplicarse en toda Europa las propuestas del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco