Abra selección de idioma Open language selection Español Menú Buscar
Donar

Cáncer de pulmón

Cáncer de pulmón

Se necesita más investigación para mejorar el conocimiento de la enfermedad y el tratamiento para las personas que la sufren.

El cáncer de pulmón era una enfermedad rara a inicios del siglo XX, pero el aumento de la exposición al humo del tabaco y otros factores han contribuido a una expansión pandémica en los siglos XX y XXI.

El cáncer de pulmón es en la actualidad la principal causa de muerte por cáncer en todo el mundo en hombres y mujeres. Las tasas de supervivencia varían dependiendo del tipo de célula cancerígena y la fase en que se diagnostica la enfermedad. Las investigaciones han demostrado que solo el 12,6 % de las personas con cáncer de pulmón sobrevive cinco años después del diagnóstico.

  • Síntomas

    Los síntomas más comunes del cáncer de pulmón son:

    • Tos
    • Pérdida de peso
    • Dificultades respiratorias
    • Dolor en el tórax
    • Dolor de huesos
    • Expectoración con sangre
    • Ronquera
    • Acropaquia o inflamación de los dedos de manos y pies
  • Causas

    El humo del tabaco es responsable de más del 80 % de los casos de cáncer de pulmón. 

    Otras causas incluyen la exposición a:

    • Radón
    • Berilio
    • Cromo
    • Escapes de combustible diésel
    • Contaminación del aire
    • Amianto
    • Arsénico
    • Humo de carbón
    • Emisiones en interiores de otros combustibles

    Las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), fibrosis pulmonar, cáncer en cabeza, cuello, esófago o mama también tienen más riesgo de desarrollar esta enfermedad.

    Las personas también pueden tener una susceptibilidad genética al cáncer de pulmón y tienen más probabilidades de desarrollarlo si hay antecedentes familiares de esta enfermedad.

  • Prevención

    Dejar de fumar es el método más efectivo para prevenir la aparición del cáncer de pulmón. Los intentos de reducir el consumo de tabaco en el mundo occidental han tenido un éxito relativo, pero se necesita más trabajo para educar a la población sobre los efectos dañinos de esta práctica. También se necesita uniformidad en las leyes sobre la prohibición de fumar en espacios públicos para ayudar a reducir los efectos sobre los fumadores pasivos. 

    Cuando se combina el amianto con el humo del tabaco, el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón es 40 veces mayor. Se necesita urgentemente una prohibición mundial del uso del amianto para ayudar a prevenir este riesgo.

  • Diagnóstico y tratamiento

    Se utiliza el TAC para diagnosticar el cáncer de pulmón. En 2011, el Ensayo Nacional de Evaluación Pulmonar (National Lung Screening Trial) (NLST) realizado en Estados Unidos demostró que el control con el uso de TAC en bajas dosis redujo las muertes por cáncer de pulmón un 20%.

    El tratamiento para la cura del cáncer de pulmón no es posible en hasta el 90 % de los casos porque se detectan demasiado tarde. Los expertos ya saben ahora que hay diferentes tipos de cáncer de pulmón. Esto significa que se pueden aplicar tratamientos a medida, según cada individuo y el tipo de enfermedad que padece.

    Las principales formas de tratamiento son cirugía, quimioterapia y radioterapia.

    Cirugía

    Se han desarrollado nuevas técnicas menos invasivas para intentar eliminar el cáncer. Esto incluye la cirugía de cerradura, conocida como cirugía torácica asistida por vídeo (VATS). La cirugía se realiza realizando una pequeña incisión en la piel, lo que supone una operación mucho menos grave que la cirugía tradicional para extirpar un tumor. Debido a que la operación es más pequeña, los pacientes se recuperan con más rapidez y es posible someter a un número mayor de ellos a esta operación.

    Quimioterapia

    Debido a que los pacientes con distintos tipos de cáncer de pulmón tienen una respuesta diferente a la cirugía, se pueden crear tratamientos personalizados de quimioterapia dependiendo del tipo de tumor que tiene cada persona. Según los expertos disponen de más información acerca de la biología del cáncer de pulmón, también existe la posibilidad de desarrollar nuevos medicamentos para partes específicas del cáncer. Por ejemplo, se sabe que los inhibidores de la tirosina cinasa, como el erlotinib o el gefitinib, son beneficiosos para aquellas personas con cáncer de pulmón avanzado. 

    Radioterapia

    Se han desarrollado modernas técnicas de radioterapia para reducir el daño causado en las áreas que rodean el tumor. Las nuevas técnicas permiten que personas con una baja función pulmonar, a quienes previamente no se aconsejaba la radioterapia, puedan ahora recibirla.

  • Carga

    • En 2008, se calculó que se habían diagnosticado 1,56 millones de nuevos casos de cáncer de pulmón en el mundo, lo que supone el 12,7 % de todos los nuevos cánceres
    • Más de una cuarta parte de los casos de cáncer de pulmón aparecen en personas de edades inferiores a los 60 años
    • El cáncer de pulmón supone 1,4 millones de años de vida ajustados por discapacidad (DALY), es decir, la suma de años potenciales de vida perdidos por muerte prematura y los años de vida productiva perdidos por discapacidad
    • El cáncer de pulmón es en la actualidad la principal causa de muerte por cáncer en todo el mundo, con 1,3 millones de fallecidos en 2008
    • El cáncer de pulmón afecta más a los hombres, con 1,1 millones de casos en 2008, frente a 0,5 millones de mujeres en todo el mundo
    • En Europa, la tasa total de supervivencia a 5 años tras el diagnóstico es del 11,2 % en hombres y 13,9 % en mujeres



    Tasa de mortalidad por cáncer de pulmón. Datos de las bases de datos detalladas de mortalidad mundial y europea de la Organización Mundial de la Salud, actualización de noviembre de 2011.

     

     

     

     

     

     

  • Necesidades actuales y futuras

    Además de la prevención del consumo de tabaco, la principal área de acción es la prolongación de la supervivencia y la mejora de la calidad de vida de las personas con cáncer de pulmón.

    • Se necesitan nuevas técnicas que ayuden a los médicos a determinar la fase de desarrollo del cáncer de pulmón, de modo que puedan reducirse los ingresos hospitalarios y se acelere la toma de decisiones relacionadas con el tratamiento
    • Los tratamientos con quimioterapia serán personalizados según los expertos adquieran más conocimientos acerca de los distintos tipos de cáncer de pulmón
    • Se necesita más investigación para refinar las técnicas de radiología e identificar los marcadores del cáncer de pulmón para, de este modo, garantizar un diagnóstico precoz
    • El control de las personas a las que se considera con riesgo de padecer cáncer de pulmón podría llevar a la detección de la enfermedad en fases tempranas mientras todavía tiene cura
    • Se necesita una base de datos de casos de cáncer de pulmón bien organizada y fiable para permitir la identificación de las tendencias y la investigación a nivel de la salud pública, y poder observar las diferencias de supervivencia en los diferentes países
    • Debe lograrse que comprendan el cáncer de pulmón aquellas personas que nunca han fumado